Piura Perú

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

JUAN PABLO II
El Santo en Piura

Piura Perú

TOTTUS TUUS

Su Santidad Juan Pablo II

El Papa Santo en Piura

            Bueno, fue bajo el sol piurano, en medio del arenal, allá en Campo de Polo, cerca al Indio, en un extremo del Aeropuerto, en el Distrito de Castilla; en una extensión de más de 15 has. A éste caliente arenal se dieron cita no menos de 500 mil piuranos, los políticos ya hubieran querido tener tal audiencia, para escuchar al Santo Padre; desde tempranas horas, y días anteriores llegaron de todo el norte del Perú delegaciones, asociaciones de jóvenes y adultos, poblaciones, multitudes, familias, hasta caseríos completos, para estar presentes ante el Papa; entre las 11 a.m. y las 2 de la tarde, bajo 34 o 35 grado de calor a la sombra, los piuranos recibimos con gozo el mensaje de amor, de hermandad, de esperanza y sobre todo de optimismo y voluntad para salir de aquella apatía y dejadez social, trágica que nos dejo por entonces el infausto fenómeno climático de 1983.

            Fue el 04 de Febrero de 1985, los piuranos con gorros, sombreros y sombrillas; con banderas blanco-amarillas, y nuestra emoción. Las avenidas Grau y Progreso de Castilla bloqueadas al transito para permitir el paso de los transeúntes, desde horas de la madrugada la gente se apretujaba por las calles cercanas al “Campo Papal”, las organizaciones de atención medica y asistencia social en alerta, igualmente la Policía Nacional; entre las ocho y nueve de la mañana el recinto ya “estaba a ful”; en el centro del mismo se había levantado un estrado, “el estrado Papal”, éste rodeado de adornos florales, y como una muestra de la agricultura piurana una considerable cantidad de almácigos de arroz, espigas que “tejían” un manto verde y sobre él variedad de flores amarillas blancas y el “escenario papal” con sombra, fondo color carmesí, e imágenes y estampas, entre ellas nuestra Madre la Virgen de las Mercedes de Paita.. De lejos los churres leíamos sobre el escenario “TOTTUS TUUS”.

             Habían sido jornadas de peticiones ante las autoridades eclesiásticas para tener al Santo Padre de visita a nuestra ciudad; durante meses se habían recabado firmas de los piuranos y de toda la región, y del norte peruano también para con ellas pedir y rogar por la visita del Santo Padre.. Aquel 4 de Febrero de 1985 los piuranos coronamos con éxito nuestro esfuerzo, ante nosotros estaba el Santo Padre Juan Pablo II. ¡Juan Pablo amigo, Piura esta contigo…!

            Los piuranos, llegado el momento, aplaudimos con frenesí al ver en nuestro lindo cielo azul, el blanco avión papal -seria del Vaticano?- . El Santo Padre fue recibido por las autoridades, y en su papamóvil se traslado por los pasajes que los piuranos dejábamos libres, hacia su estrado, no nos perdíamos su saludo o su mirada, pues en ellas “ya sentíamos recibir” su bendición, su inyección de fe que tanta falta nos hacia; y ¡Papa amigo, Piura esta contigo! Una y otra vez eran nuestros vitorees, ¡Papa amigo, Piura esta contigo…!

            La señora Josefa Mena “la Chepa Mena” y el campesino Marcial Quintana se encargaron de hacerle entrega de presentes piuranos: una colorida alforja, un calabazo, un “poto”, un sombrero de toquilla y el saludo de los campesinos de Piura; Nuestra Virgen de las Mercedes recibió del Sumo Pontífice una Condecoración la Medalla del Vaticano y nosotros a viva voz: ¡Papa amigo, Piura esta contigo!
Los piuranos ansiosos de bendiciones olvidamos el calor, el ardiente sol y recordamos junto al Santo Padre que aquí en Piura se dio inicio a la Evangelización y se daba inicio también a la Teología de la Bendición.

            No hubiésemos querido dejarlo ir, dejándonos su mensaje y su bendición y otra vez a bordo de su Papamóvil se alejo de nosotros seguido por miles para despedirse del Santo junto a las escalinatas de su avión; aún recuerdo a los piuranos, mirar al cielo levantar las manos hacia esa nave, no importaba el calor, ya despidiéndose, ya pidiéndole que se quede, ya creyendo que el Padre también nos esta viendo, también se esta despidiendo, también extiende la mano, también ... ¡Papa amigo, Piura esta contigo! ¡Papa amigo Piura esta contigo!

Una reflexion y una oracion por el Santo Padre
+ Padre Nuestro que estas en los Cielos, santificado...
Escríbeme
Me interesa tu opinión